Puma abrirá un ‘flagship store’ en Madrid

Puma, compañía alemana especializada en equipamiento deportivo, sellará el próximo año su entrada en la capital de España con un ‘flagship store’ en la calle Fuencarral.

De esta forma, la compañía retoma su crecimiento en este país y se sumará al flagship store que la marca tiene en Paseo de Gracia, en Barcelona.

Puma vuelve a reactivar así su crecimiento en España tras recuperar el control de su marca en el país en 2010. Hasta entonces, la firma estaba gestionada en el mercado español por el grupo Estudio 2000.

Durante el 2015 Puma mantuvo sus ventas estancadas en dicho año, al alcanzar una cifra de negocio en España de 50,4 millones de euros, frente a los 51,3 millones de euros del año anterior.

No obstante, la filial española del grupo ha conseguido reducir sus pérdidas en este mercado. Puma, que en 2014 registró números rojos por 3,2 millones de euros, estos resultados mejoraron en 2015 disminuyendo sus pérdidas a 2,4 millones de euros.

LEE TAMBIÉN: Kering descarta vender Puma hasta 2018

CRECE A DOS DÍGITOS EN EL TERCER TRIMESTRE

Mientras Kering cierra un buen trimestre, Puma no se queda atrás. El grupo dirigido por el francés François-Henri Pinault anunció un crecimiento a dos dígitos en las grandes zonas geográficas en las que opera la marca deportiva y de lifestyle.

Al cierre de su tercer trimestre, Kering registró un crecimiento del 6,5% en la facturación de su segmento Sport & Lifestyle en comparación con el mismo período del año pasado. Éste ascendió hasta los 1.064 millones en facturación.

Más en detalle, la división fue claramente impulsada por Puma, cuyas ventas aumentaron un 8,3% hasta los 994 millones de euros (+10,8% en datos comparables).

La marca alemana ha recogido los frutos de la popularidad de sus zapatos (+17% sobre una base comparable), particularmente de sus modelos Ignite Dual, Fierce y Fenty. Las ventas de ropa aumentaron un 10% y las de accesorios cayeron un 2%.

En cambio, el segmento “otras marcas” del grupo, que incluye a Volcom, pasa por una situación delicada. Su volumen de facturación cayó 13,6% hasta los 70 millones de euros en el trimestre (-7,7% en datos comparables). Este resultado se explica por las serias dificultades en las redes minoristas que ofrecen marcas “Action Sports” en los Estados Unidos.

Esta noticia es auspiciada por:
benner-web-526x113px-gr2017

Dejar un comentario