Internacionales
Lunes, 15 de Diciembre del 2014

Buffalo Wings afianza su presencia en Colombia

Según Green Information Group, la firma facturaría $23.000 millones este año.

Con una facturación aproximada para este año de $23.000 millones, Buffalo Wings, una marca salvadoreña, que en Colombia es manejada por la empresa Operadora de Franquicias, es el rey de las alitas de pollo, al registrar los más altos ingresos.

A pesar que las alitas de pollo, no aparecen en el top 5 de la comida rápida más consumida, eso no ha frenado el afán de ganar mercado. No son muchas las cadenas en Colombia que se dedican a preparar alitas, y aun así el gasto promedio viene creciendo. No tienen publicidad masiva, y en la actualidad son de los productos que más escalan posición al hablar de domicilios. Las alitas de pollo son la nueva tendencia en restaurantes, un sector que mueve más de $40.000 millones al año y el 2015 irá por más.

Según la firma de consultoría Green Information Group (GIG), son cuatro las principales cadenas que participan en este nicho y la mayoría está planificando entre una y dos aperturas de restaurantes para el próximo año. Aunque el grueso de las marcas se concentran en Bogotá, ya hay experiencias comerciales más allá de las fronteras de la capital colombiana, como en Chía, Manizales, Pereira, Medellín y Cali.

Posiciones en el mercado

El primer lugar lo tiene Buffalo Wings, el segundo lugar en el mercado se lo disputan otras dos cadenas apoyadas en reconocidas corporaciones empresariales. Una de ellas es Wingz N Beer, vinculada al Grupo Frisby, que este año calcula facturar $8.500 millones; y la segunda es Hooters, un ícono estadounidense en el tema de alitas de pollo y cerveza, cuyos ingresos a finales de 2014 cerrarán en $8.000 millones, tan solo $500 millones por debajo de su otro competidor.

La cuarta empresa que se dedica a la preparación y venta de alitas de pollo es Red Wings, una marca fundada por el publicista y empresario Alejandro Chatain Yusti que ya es un referente en este negocio por dedicarse exclusivamente al mercado de los domicilios en Bogotá y Chía.

“La competencia es ágil, versátil e innovadora. Definitivamente, es un mercado competido y dinámico. No nos sentimos parte de un nicho, sino de la categoría ‘casual dining’ y ahí somos muchos. Sin embargo, nuestra marca está registrando crecimientos en ventas de 32% y esto es uno de los índices más grandes”, expresó el director general de Buffalo Wings Colombia, Edgar Llanos.

Novedades para Buffalo Wings  y otras marcas del sector

Buffalo Wings, finalizará el año con 12 locales en operación y prevé abrir dos nuevas tiendas en Bogotá para 2015, un punto de venta más por fuera de la capital y además incursionará en un nuevo modelo de negocio bajo la misma marca, proyecto del cual no se pudieron adelantar detalles.

Wingz N Beer también tiene planes de aumentar los ocho restaurantes con los que cuenta actualmente. Jorge Alberto López, gerente regional de la compañía, mencionó que este año aumentará en 6,7% sus ingresos frente a 2013, explicó que la meta es abrir dos sedes más, de las cuales una es seguro que esté en Bogotá.

“Tenemos tres locales en Pereira, uno en Manizales y cuatro en Bogotá. Creemos que podemos volver el próximo año a abrir el punto que teníamos en Cali o entrar a Barranquilla pues el consumo de alitas de pollo viene en franco crecimiento”, precisó López.

En el caso de Hooters, que cuenta con dos restaurantes en Bogotá, uno en Medellín y otro en Cali, las aperturas también serán el norte, aunque en menor proporción.

“Nuestra política, hasta el momento, es abrir un restaurante por año. Estamos definiendo la locación del nuevo punto de venta que abriremos el próximo año. Estamos teniendo un crecimiento anual de 3%, algo modesto porque el Mundial y la Ley Seca nos afectó”, indicó Diego Henao, el presidente de Hooters Colombia, una cadena que invierte alrededor de $1.200 millones por local.

¿Cómo está el mercado?

El estudio de GIG reveló que el crecimiento de los puntos de venta de alitas de pollo en el país fue de 16,7%, comparando lo que va de año con el mismo período de 2013. Esta misma cifra en Bogotá es más alta, pues llega a 25%.

Sergio Victoria Méndez, gerente de GIG, explicó que así como aumenta la red, también lo hace el gasto promedio. “El ticket promedio en estos restaurantes era de $60.327 en 2013 y este año es de $62.928. Si este dato solo se observa en Bogotá, la cantidad de dinero varía de $62.817 a $65.743 entre un año y otro. Este es uno de los mejores indicadores que revela el auge del sector”, finalizó.


[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email