Marketing
Martes, 3 de Noviembre del 2009

Duracell, Folgers y Pringles podrían ser vendidas por Procter & Gamble

Desde que Robert McDonald asumió la presidencia de Procter & Gamble, se dio a la tarea de priorizar la misión de su empresa: ofrecer artículos de belleza, salud y productos para el hogar no comestible, lo que deja fuera del mapa a dos de sus marcas Pringles y Duracell.

Según lo publicado por el diario estadounidense The Wall Street Journal y otros medios finanieros especializados, el nuevo presidente ejecutivo de Procter & Gamble Co. Robert McDonald está reforzando su búsqueda de blancos para compras y escisiones, dijeron fuentes cercanas a la compañía.

McDonald ha aumentado el escrutinio de las marcas, incluyendo las pilas Duracell y las papitas Pringles. Al considerarlas una distracción para el enfoque de la empresa en belleza, salud y artículos para el hogar no comestibles, McDonald ha dado un ultimátum a los directivos de estas divisiones quienes deberán dar resultados positivos en sus ventas o de lo contrario dichos productos serán vendidos para recortar gastos, indicó en su versión en línea el diario estadounidense.

Según informó el Financial Times, P&G contactó al grupo Blackstone para que se haga cargo de Duracell, Pringles y Folgers. Sin embargo, desde la empresa afirmaron que el contacto con el grupo no apunta a vender las marcas, sino a buscar formas de diversificarlas.

P&G habría mostrado interés en el portafolio de productos de Schering-Plough, que se está fusionando con Merck & Co. (conocida en América Latina como MSD), así como el de Wyeth Corp., recién adquirido por Pfizer Inc. Otra posibilidad es el fabricante de productos de belleza Alberto-Culver Co. No está claro si esas compañías accederían a una venta. P&G también podría adquirir la unidad internacional de productos para el hogar de Sara Lee Corp.

P&G es la mayor compañía de productos para el hogar y el cuidado personal del mundo, la firma ha tenido más problemas que muchos de sus competidores durante la recesión económica internacional. Los consumidores ahorrativos han tendido a descartar los productos de mayor calidad de P&G, que pueden costar más del doble que las marcas de la competencia, especialmente las marcas propias de los supermercados. Muchas marcas de calidad superior de P&G han perdido participación de mercado, lo que ha reducido las ventas y ganancias generales de P&G.

Para McDonald, está reestructuración se deriva de la insuficiente rendición que presentó la firma, por lo que su objetivo ahora es “recalibrarla y mejorarla”, ya que ésta, presentó una ganancia en su primer trimestre fiscal de 3,310 millones de dólares, 1% debajo del mismo periodo del año pasado.

En lo que va del año, las acciones de Procter han caído 7,4%, comparado con una ganancia de 11% para el Promedio Industrial Dow Jones.

La compañía tiene 23 marcas que generan más de US$1.000 millones cada una en ventas anuales. Juntas aportan 69% de las ventas totales de P&G y alrededor de 75% de las ganancias, según cálculos recientes del analista de Deutsche Bank Bill Schmitz. “La salud de estas marcas es vital para el éxito general de la compañía”, escribió.

Duracell fué adquirida en 2005 cuando compró Gillette, ha sido vista como un complemento cuestionable para el abanico de marcas de P&G debido a su exposición significativa al segmento de pilas genéricas más baratas y a la fluctuación de los costos de las materias primas. P&G ya ha tratado de vender Duracell, de momento sin éxito, según una fuente al tanto. Según el analista Ali Dibadj, de Sanford Bernstein, Duracell reportará unos US$2.500 millones en ventas para el año fiscal que cierra el 30 de junio.

http://online.wsj.com

http://www.infobaeprofesional.com

 

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email